Padilla Bujalil. Servicios inmobiliarios df
Administracion de rentas Administracion de rentas
De Lunes a Viernes de 9 am a 7 pm
botonmenumovil
El Color en los Inmuebles: El Blanco y los colores neutros.. Administracion de rentas. Inmobiliarias DF

El Color en los Inmuebles: El Blanco y los colores neutros.

El color blanco es uno de los colores más usados en la decoración por la facilidad con que combina con todo tipo de tonalidades. Los colores neutros son aquellos que contienen gran cantidad de blanco en su composición, pero cuya tonalidad no tiende hacia ninguno de los colores primarios ni secundarios. Por lo tanto, las versiones pastel como el rosa pálido o el azul celeste no se incluyen dentro de los colores neutros. Por el contrario, los tonos como el crema o el hueso se consideran tonalidades nuestras.

Administración de rentas. Inmobiliarias DF

816 Palabras
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Podríamos decir que el término neutro incluye todos los colores acromáticos, aunque esto no es del todo cierto, ya que contempla tonalidades como el beige, que forma parte de la familia de los marrones, o lo grises claros que, en cierto modo, derivan del negro. Las tonalidades neutras son especialmente prácticas en el mundo de la decoración. La cualidad de neutras las hace fácilmente combinables con otros colores, aparte de ser colores que envejecen sin perder su belleza. Además se trata de colores apacibles, tranquilos y serenos. Los neutros, por otro lado, proporcionan un fondo apropiado para la exposición de cuadros y tapices, y son ideales para decorar espacios excesivamente recargados o para lograr que convivan dos estilos de decoración distintos, como una arquitectura antigua con unos muebles modernos. Los tonos neutros son adecuados para pintar aquellos muebles, objetos, paredes o puertas que nos interesa que pasen desapercibidos o que permanezcan en un plano secundario. Otra de las características de los neutros es que proporcionan todo un mundo de texturas.

El blanco transmite serenidad y relajación a los ambientes que decora, y hace que parezcan más grandes y luminosos; por eso es especialmente adecuado para habitaciones interiores, oscuras o pequeñas. El blanco puro, bajo la incidencia de la luz natural, resulta ser un color cálido, aunque bajo una iluminación artificial puede parecer un color frio.

Esto se soluciona añadiendo un poco de pigmento, que le dará una tonalidad cálida ya sea roja, amarillenta o marrón, y mantendrá las propiedades del blanco al mismo tiempo que le dará calidez. Para que los espacios mantengan la serenidad que el blanco les confiere, debemos rodearlos de objetos de tonalidades que se mantengan dentro de la gama de los neutros o muy cercanas a ellos, o con texturas naturales con la madera o la piedra. La confrontación de un cuadro de colores vivos, un jarrón de flores o unos muebles con toques dorados con un fondo neutro dará lugar a un contraste elegante y, en cierto modo, suntuoso. Consejos para utilizar el Color Blanco en los Inmuebles.:

  1. El blanco es el color ideal para espacios con elementos arquitectónicos antiguos y para conciliar dos estilos arquitectónicos distintos.
  2. Pintando paredes y muebles de una tonalidad neutra conseguiremos que éstos pasen a segundo términos y que sobre ellos destaquen los objetos de otros colores y los detalles decorativos.
  3. Lo que debes hacer:
    1. Aprovechar la capacidad de las tonalidades para combinarlas con colores difíciles que no admiten otros tonos.
    2. Introducir notas de color en los espacios donde abunden las tonalidades neutras, que si no pueden parecernos espacios aburridos.
    3. Pintar una habitación pequeña e interior con colores neutros para que parezca más grande y cálida, al mismo tiempo que más luminosa.
  4. Lo que no debes hacer:
    1. Pintar con colores neutros los objetos que queremos destacar. Las tonalidades neutras hacen que los objetos pasen a un plano secundario.
    2. En espacios fríos debemos utilizar tonos neutros que tiendan al azul o el gris, ya que no proporcionan la calidez de los neutros amarillentos o rojizos.
    3. Usar tonalidades neutras cálidas en espacios pequeños. En estos casos, las variantes azuladas o grisáceas darán a los espacios sensación de amplitud.
  5. El blanco y las tonalidades neutras nos proporcionan el fondo ideal para destacar un cuadro o un tapiz sobre una pared.
  6. En espacios de arquitectura muy recargada, y cuando nuestra intención sea que no destaque, aplicaremos una tonalidad neutra para que ésta quede en segundo término.
  7. Las tonalidades neutras envejecen bien, por lo que podremos usarlas en lugares que no pintemos muy a menudo o que nos interese que parezcan antiguos.
  8. Las variantes neutras son idóneas para los espacios pequeños y poco luminosos.
  9. El blanco y las tonalidades neutras son apropiados para combinar estilos decorativos distintos, ya que actúan a modo de fondo neutro de transición entre un estilo y otro.
  10. Las tonalidades neutras como el gris metal o el gris cemento están especialmente indicadas para crear ambientes modernos con cierta estética de la tecnología.
  11. Las tonalidades neutras con textura, como la cal o el temple, son perfectas para la creación de espacios de estética ligeramente rústica.
  12. Las telas de colores neutros, ya sean alfombras, cortinas o tapicerías, son ideales para la decoración porque combinan bien con todos los colores.
  13. Si queremos que una estancia en que abundan las tonalidades neutras parezca más alegre, introduciremos notas de color discordantes: los mejores colores para ello son las versiones más oscuras e incluso el negro.
  14. Una tonalidad neutra es perfecta para pintar una pared, y las puertas que en ella se encuentran, que queremos que pase desapercibida.

Ver referencias Bibliográficas.